“HARMONI MUNDI.” PARTE 7.

Publicado 20 Jul 2017, 1:38 pm

“En la Música Elemental La Relación de la Tierra con la Esfera del Agua es de 4 a 3, así como en la Tierra hay Cuatro Cuartos de Frigidez a Tres de Agua.”~ Robert Fludd.

“HARMONI MUNDI.” PARTE 7.

La Armonia de las Esferas.

Continua David:

En el siglo XVIII, el gran alquimista y científico Robert Fludd llevó a cabo representaciones más elaboradas. Llamó Monocorde Mundano a la cuerda imaginaria. En este caso,  «mundano» se refiere a todo el mundo, no a algo banal y ordinario. En la parte de arriba de su dibujo, la mano de Dios «afina» el universo.

En la perception de Fludd y de Stanley, siete modos musicales —que vienen a ser el equivalente de las escalas— se corresponden con los siete planetas. Cada órbita planetaria y su modo tenia un carácter, como saturnino (sombrío) o mercurial (voluble). Cada clave musical estaba, por así decirlo asociada con rasgos de personalidad que podíamos encontrar en nuestros semejantes. La astrología —la influencia de los astros en nuestra personalidad— cobraba de esta manera cierta base «científica».

En la parte de arriba de su dibujo, la mano de Dios «afina» el universo.

La idea de un universo ordenado según la armonía musical cayó en un descrédito y fue más o menos olvidada durante cientos de años, pero en época reciente la ha recuperado nada menos que el editor cinematógrafo y diseñador de sonido Walter Murch. Asistí a una conferencia de Murch, y aunque habló del sonido en el cine y de sus ideas sobre la edición, en lo que realmente mostró entusiasmo fue en resucitar la idea de las proporciones cósmicas. Murch se preguntaba porqué Copérnico,  a quien se le atribuye la teoría heliocéntrica del sistema solar, haría tan peligrosa y poca intuitiva afirmación. Un sistema heliocéntrico podía partir de la intuición, pues desde nuestro punto de vista parece realmente que las estrellas y el Sol giran a nuestro alrededor; y era peligroso porque se suponía que Dios habría creado el universo tal como la iglesia afirmaba, o sea geocéntrico y cuestionar el designio y la sabiduría de Dios era herejía. Murch aventura que la explicación podia estar en el hecho de que Copérnico sabía de un astrónomo griego llamado Aristarco de Samos (c. 310—c. 230 a. C.) que había propuesto su propio sistema heliocéntrico. Aristarco había incluso sugerido que la luna gira alrededor de la Tierra, pero en la epoca de Copérnico sus teorías habían caído en el olvido.               

Continuará …

Piensa, Comparte y Opina —Share Please.

Biografia:

Robert Fludd, también conocido como Robertus de Fluctibus (17 de enero de 1574, Bearsted, condado de Kent – 8 de septiembre de 1637, Londres), fue un eminente médico paracélsico, astrólogo y místico inglés.

Robert Fludd era el quinto hijo de Elisabeth Andros y Sir Thomas Fludd, funcionario del gobierno de alto rango y tesorero de guerra para la armada de Isabel I.

Se educó en el anglicanismo, la religión de sus padres. Pero considerando que su formación era insuficiente, y con objeto de perfeccionar sus conocimientos, emprendió un viaje al continente europeo que duró seis años. Entre 1598 y 1604 Fludd recorrió España, Francia, Italia y Alemania, estudiando medicina, química y lo oculto, aunque es principalmente conocido por su investigación en el campo de la filosofía oculta. Fue sin duda en Alemania donde se introdujo en contacto directo con el movimiento rosacruz. De regreso a Inglaterra, el 16 de mayo de 1605 obtuvo su doctorado en medicina en la Universidad de Oxford. Más adelante se instaló en Londres. A partir de los 42 años (1616) comenzó a escribir y publicar, y hasta su muerte sin escribir escritos voluminosas obras herméticas.

Obra:

El hombre y el macrocosmos.

Fludd es considerado como uno de los grandes humanistas del Renacimiento: su conocimiento se apoyó en el conjunto de las Humanidades, y consagró una parte importante de los escritos voluminosos a un defensor de la reforma de las ciencias.

En tanto que médico y alquimista, se interesó por las ideas de Paracelso. En materia de medicina, es reconocido como un precursor. A él se debe la descripción del primer barómetro. Fludd fue la primera persona en cuestión acerca de la circulación de la sangre, y de hecho llegó a la conclusión correcta. Sin embargo, su conclusión se basaba en la analogía del macrocosmos-microcosmos, una teoría en la que todo lo que sucede en el microcosmos (hombre) está bajo la influencia del macrocosmos (cielo). Su teoría planteaba que la sangre debe circular, que el corazón es como el Sol, y la sangre como los planetas; En esa época ya era conocida por los planes orbitan alrededor del Sol. Posteriormente, William Harvey explicó la circulación de la sangre en los términos más modernos y experimentales, aunque el trabajo de Harvey todavía hacía referencias a la analogía macrocosmos-microcosmos de Fludd.

Piensa, Comparte y Opina -Share Please.

Leave a Reply