“La mayoría de la gente tiene experiencia en recordar palabras de canciones que han escuchado y las canciones son utilizadas a veces por profesores de idiomas con niños pequeños.” ~ Katie Very.

Publicado 28 Sep 2017, 1:34 pm

“EL FUNDAMENTO DE LA MÚSICA.” PARTE 7.

Música y Emoción.

Parece probable que hayamos desarrollado una capacidad de cifrar en modos no verbales información emocional en nuestra habla. Podemos distinguir inmediatamente, por el tono de la voz, si una persona esta enfadada, alegre, triste o fingiendo. Mucha de la información que captamos viene de la acentuación de tonos. de   «melodías» habladas y de los armónicas y el timbre de la voz. Esas cualidades nos dan tantas pistas emocionales como las palabras dichas. Que esos sonidos vocálicos correspondan a escalas e intervalos musicales, y que hayamos desarrollado melodías arraigadas en esas variaciones del habla, nos parece un salto muy grande.

¿ME SIENTES?

Este estudio proporciona la primera evidencia experimental de que un método de “escuchar y repetir” puede apoyar el aprendizaje de lenguas extranjeras. Katie Overy.

En un estudio en la UCLA, los neurologos Istvan Molnar Szakacs y Katie Every examination encefalogramas para ver qué neuronas se activaban en personas y monos que observaban a otras personas y a otros monos realizar acciones especificas o experimentar emociones especificas. Determinaron que un conjunto de neuronas en el observador «refleja» lo que ve en el observado. Si miras a un atleta, por ejemplo, las neuronas asociadas a los mismos músculos que el atleta está usando se activan. Nuestros músculos no se mueven, y, desafortunadamente, de ver como otra gente se esfuerza físicamente no resulta ejercicio efectivo alguno ni beneficio para la salud, pero las neuronas se comportan como si imitáramos al observado. Este efecto reflejo funciona también para las señales emocionales. Cuando vemos a alguien frunciendo el ceño o sonriendo, las neuronas asociadas a esos músculos faciales se activan, pero —y ésta es la parte significativa— las neuronas emocionales asociadas a esos sentimientos se disparan también. Los indicios visuales y auditivos activan neuronas empáticas. Cursi pero cierto: si sonríes harás feliz a la gente. Sentimos lo que la otra persona siente, quizá no tan fuerte o profundamente, pero la empatía parece estar incorporada en nuestro sistema neuronal. Se ha dicho que esta representación compartida (así es como la llaman los neurocientíficos) es esencial en cualquier tipo de comunicación. La capacidad de experimentar una representación compartida es nuestra manera de saber qué quiere transmitir otra persona, de qué está hablando. Sin ese medio de compartir referencias comunes, los seres humanos no podríamos comunicarnos.    

Continuará …     

Piensa, Comparte y Opina —Share Please.

Biografia:

Katie Overy se graduó de la Facultad de Música de la Universidad de Edimburgo en 1995 y se dedicó a estudiar la psicología de la música con Eric Clarke en la Universidad de Sheffield. Su investigación doctoral examinó las dificultades de los niños disléxicos con la sincronización musical y el potencial de las lecciones de música basadas en el ritmo para apoyar el lenguaje de los niños disléxicos y las habilidades de alfabetización.

Mientras escribía su tesis doctoral, Katie pasó nueve meses en el Instituto Pedagógico Zoltan Kodaly de Música, Hungría, estudiando el enfoque de Kodaly para la educación musical. Posteriormente, pasó dos años como investigadora postdoctoral con Gottfried Schlaug en el Beth Israel Deaconess Medical Center y la Escuela de Medicina de Harvard, aprendiendo técnicas de fMRI y colaborando en varios estudios de neuroimagen de procesamiento musical.

Desde su regreso a la Universidad de Edimburgo en 2004, ha trabajado con Nigel Osborne y Peter Nelson para establecer el Instituto de Música en Desarrollo Humano y Social y el Programa de Maestría en Música en la Comunidad.

Piensa, Comparte y Opina -Share Please.

Leave a Reply