“La música de esclavos y española utilizan claves menores para la música feliz … sus vidas eran tan duras que en realidad no sabían lo que era la felicidad.”~ Derrick Cooke.

Publicado 21 Sep 2017, 2:31 pm

“EL FUNDAMENTO DE LA MÚSICA.” PARTE 6.

Música y Emoción.

Purves llevó un paso más allá su interpretación de los datos recogidos por su equipo. En un estudio de 2009 trataron de ver si el habla alegre (excitada, lo llamaran ellos) da lugar a vocales de tonos con tendencia a encajar en escalas mayores, mientras que el habla triste (retraída) produce notas con tendencia a las escalas menores. ¡Atrevida afirmación! Yo habría pensado que tales connotaciones emocionales de escala mayor o menor tenían que estar determinadas culturalmente, dada la variedad de música que hay en el mundo. Recuerdo que en una gira  —relata David Byrne— en la que tocaba música con muchos ritmos latinos, hubo públicos y críticos (sobre todo anglosajones) que pensaron que todo aquello era música feliz, por lo animado de los ritmos. (Tal vez hubo también una insinuación de que era música mas frívola, pero dejaremos ese prejuicio aparte). Cantaba muchas de las canciones en clave menor, y para mi tenían cierta vibración melancólica, aunque contrarrestada por esos vivos ritmos sincopados. ¿Tal vez la «alegría» de los ritmos se antepuso a lo melancólico de las melodías para oyentes en particular? Aparentemente si, aunque muchas letras de canciones de salsa y de flamenco, por ejemplo, son trágicas.

Deryck Cooke (14 de septiembre de 1919 – 27 de octubre de 1976) fue un músico, musicólogo y locutor británico.

No era la primera vez que alguien sugiera la correspondencia entre mayor y alegre, y menor y triste. Según el ensayista científico Philip Ball, cuando alguien le observó al musicólogo Derrick  Cooke que la música eslava y mucha de la española usan clavesmenores para la música alegre. Cooke respondió que la gente lo pasaba tan mal en la vida que no sabían siquiera que es la alegría. 

En 1999, los psicólogos musicales Balkwill y Thompson llevaron a cabo un experimento en la York university para tratar de determinar cuán culturalmente específicos podían ser esos indicios emocionales. Les pidieron a los oyentes occidentales que escucharan música indostaní y de los indios navajos y dijeran si les parecía alegre o triste: los resultados fueron bastante exactos. Sin embargo, tal como señala Ball, habían indicios, como tempo y timbre, que podían guiar fácilmente la respuesta. Ball explica también que, antes del renacimiento en Europa no había conexión entre la tristeza y las claves menores, por lo que los factores culturales pueden llegar a anular lo que podrían ser débiles, aunque reales, correlaciones biológicas.            

Continuará …     

Piensa, Comparte y Opina —Share Please.

Biografia:

Deryck Cooke.

Cooke nació en Leicester de una familia de clase trabajadora pobre; su padre murió cuando era un niño, pero su madre fue capaz de pagar lecciones de piano. Cooke adquirió una brillante técnica y comenzó a componer. Ganó una beca de órgano para Selwyn College, Cambridge, donde le enseñaron Patrick Hadley y Robin Orr. Sus estudios de licenciatura fueron interrumpidos por la Segunda Guerra Mundial, durante la cual sirvió en la Artillería Real y participó en la invasión de Italia. Hacia el final de la guerra él se hizo pianista en un grupo de danza del ejército.

De vuelta en Cambridge, una serie de sus composiciones se realizaron con éxito, pero él era inseguro acerca de su modismo conservador de moda, y finalmente destruyó la mayoría de sus obras. Después de graduarse en 1947 Cooke se unió a la BBC; aparte de un interludio (1959-65) que trabajaba como escritor y crítico ‘freelance’, trabajó para la corporación por el resto de su vida. Su trabajo consistía en escribir y editar guiones para el departamento de música y radiodifusión de la radio y la televisión, donde su manera reflexiva, no afectada lo convirtió en un comunicador ideal. En 1959, su primer libro El lenguaje de la música argumentó que la música es esencialmente un lenguaje de las emociones y demostró que los compositores a lo largo de la historia habían tendido a elegir las mismas frases musicales para expresar sentimientos similares o situaciones dramáticas.

Comenzando en el período previo al centenario de Mahler en 1960, Cooke (en asociación con Berthold Goldschmidt) hizo su primer intento de producir una ‘versión interpretativa’ del borrador inacabado de la X Sinfonía de Mahler. Originalmente en una demostración de conferencia transmitida por la BBC en 1960, la primera versión completa se estrenó el 13 de agosto de 1964 en los Proms de la Orquesta Sinfónica de Londres bajo la batuta de Goldschmidt. Siguieron ediciones revisadas, con los compositores David Matthews y Colin Matthews ayudando a Cooke y Goldschmidt en el intento de producir una orquestación auténticamente Mahleriana. Finalmente visto en la impresión por Cooke y sus colaboradores en 1976, el trabajo ahora se ha convertido en una parte del repertorio.

Los últimos años de Cooke estuvieron estropeados por la mala salud y murió prematuramente de una hemorragia cerebral en 1976, a la edad de 57 años. Durante los últimos años de su vida había trabajado en un estudio a gran escala de la tetralogía operística masiva de Wagner Der Ring des Nibelungen. Sin embargo, sólo una parte del primer volumen, dedicado al texto, estaba terminado; se publicó después de su muerte como “Yo vi el fin del mundo”. La pérdida de lo que seguramente habría sido el estudio definitivo de la música del Anillo es profundamente lamentable. Una colección de ensayos y charlas de Cooke también fue publicada después de su muerte como Vindications. El archivo de Cooke se lleva a cabo en la Biblioteca de la Universidad de Cambridge (CUL MS Cooke & MS Add 10045).

Piensa, Comparte y Opina -Share Please.

Leave a Reply